EMILIA

A continuación, expresión escrita por anónimo mexicano a través de la pagina tu breve pensamiento… Lo retransmito, pues fue muy grande su expresión de amor, real y puro. No pudo usar mejores palabras.. en mi caso tiene nombre y apellido esa persona y no es Emilia.

+ Emilia +

En mis largas y oscuras noches efímeras impregnadas de locura, vicio y perversión, siempre la recuerdo. Me brindó la cúspide de su existencia, su experiencia, sus mejores años, sus mejores caricias, sus mejores besos, su mejor pasión. En mi cuerpo llevo el último roce de sus manos, sus labios, su tacto, su aliento, su calor, su alma, su ser y su espíritu, todo ello junto con su nombre quedó marcado dentro de mi piel.

Me rehúso a aceptar una nueva pasión, no por vanidad, ni por insolencia, mucho menos por arrogancia, simplemente porque ella llenó en mí todos los vacíos existenciales y duales que puede contener mi detestable, horrible y perverso ser; colmó de amor mis vicios, mis carencias, mis temores, mis errores, mis pasiones. La llevo eternamente viviendo bajo mi piel y dentro de mi corazón.

Es por eso que no necesito a nadie, está es la razón del porque paso la vida vagando entre sombras y decadencia. Tuve la dicha de tener lo inconcebible, lo impensable, lo intangible, lo que jamás cualquier ser humano siquiera puede imaginar, la tuve a ella, y me tomó entre sus brazos miles de veces, me llevó a viajar a millones de años luz entre galaxias a lo largo del espacio sideral, de pronto en una espectacular explosión, en medio de un inmenso y estruendoso Bing Bang me dejó hecho polvo esparcido entre brillantes estrellas navegando por siempre en el infinito. Viví todo lo que podía vivir, sentí todo lo que podía sentir, gocé todo lo que podía gozar, lloré todo lo que podía llorar, grité todo lo que podía gritar, dudé todo lo que podía dudar, traicioné todo lo que podía traicionar, juré todo lo que podía jurar, rogué todo lo que podía rogar, experimenté toda una inmensa gama de sentimientos jamás percibidos por cualquier humano normal, y así sucesivamente alejé de mi lado lo mejor de mi existencia. Más sin embargo, la tuve conmigo, la sentí, la toqué, la besé, la abracé, la amé, y la amo aún, hoy, mañana y con el largo y eterno transcurso del tiempo la amaré. La dama quimera que devora mi ser, mis entrañas, mis pensamientos, mis sentimientos, ella, la que me puede sacar de la terrible, oscura y delirante locura. Sólo ella con su toque de luz… Dama, mujer, quimera, madre, amante, esposa. Emilia…

 

* Autor: LC. (México) *

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: