Inicio > Reflexiónes, Romanticas > Noviazgo, Libertad u Opresión

Noviazgo, Libertad u Opresión

Los noviazgos. ¿Relaciones para la opresión o para la liberación?

Es común escuchar cuestiones como “el es el hombre (o la mujer) de mi vida”, “mi pareja no me da tiempo”, “Termine porque no era la persona que yo pensaba”, “todos son iguales”, frases todas frecuentemente expresadas por hombres y mujeres que tienen un punto en común, el de no ser reflexionadas con profundidad, entonces ¿en verdad que representan estas frases?

Socialmente hay una imposición moral de cómo deben ser las relaciones de pareja, reproducida a través de la religión, la familia y los medios de comunicación, donde generalmente la concepción preponderante tiende a sugerir la posesión del uno sobre el otro como si habláramos de mercancías adquiridas. Si a esto le sumamos la visón machista hegemónica en nuestra sociedad las féminas terminan siendo las mas oprimidas en las relaciones.

Estas cuestiones llevan al cotidiano fracaso de las relaciones, ya que, se sostienen en base a falsedades porque en lugar de iniciar las relaciones para conocerse con profundidad y encontrar (si así existieran) puntos de coincidencia, se pretende es adecuar  nuestra pareja en función a nuestras expectativas preestablecidas, que a fin de cuenta son las impuestas por el conjunto social.

El hombre y la mujer como sujetos sociales buscan relacionarse para su desarrollo en diversas áreas y sobretodo superar el miedo a la soledad, esto amerita más profundidad que podremos darla en otro capitulo pero para lo que queremos llegar en este momento con esa idea es un buen punto de partida, porque nos hace entender la profundidad existente en las relaciones humanas y el porque debemos evitar que sean superficiales y opresivas.

Es necesario que nos abramos a reconstruir los conceptos presentes en nuestra visión de lo que debe ser una relación, es fundamental tener una noción profunda de construcción que pasa por ser amplios y no encasillarnos en idealizar quien nos gusta por el simple hecho de que bajo ningún concepto existe la persona ideal, sino que por el contrario debemos garantizar sinceridad y una buena comunicación con la pareja que nos permita entrar en el fascinante camino de conocimiento mutuo encontrando así acercamiento y satisfacción de nuestras necesidades sentimentales y físicas a partir de que cada quien sea como es, es en este momento que la relación será una cuestión de complementación.

Lo antes reflejado debe estar presente en todo momento de nuestra vida, ya que es punto fundamental para hacer de las relaciones amorosas un espacio para el crecimiento mutuo convirtiéndose las mismas en un ente para la liberación y desarrollo pleno del potencial humano.

Anuncios
Categorías:Reflexiónes, Romanticas
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: